En una nota reciente en el blog de Fundeu, titulada, “controles y equilibrios, mejor que frenos y contrapesos”, se recomienda esta traducción de “checks and balances”. La expresión consagrada es “frenos y contrapesos”.

Por “checks and balances” se entiende la doctrina de la separación de los poderes del Estado, generalmente asociada con la Constitución de los Estados Unidos de América, si bien data de mucho, mucho antes.

Me interesó averiguar qué significado se le daría a la palabra “balance” en la época en que se sancionó la Constitución de los Estados Unidos, y la busqué en el American Dictionary of the English Language de Noah Webster, donde encontré esta acepción, que corresponde al tradicional “contrapesos”: 4. To counterpoise; to make of equal weight or force; to make equipollent; as, one species of attraction balances another.

El Diccionario Merriam Webster dice, por su parte:  “a system in which the different parts of an organization (such as a government) have powers that affect and control the other parts so that no part can become too powerful”.

La nota de Fundeu señala también lo siguiente: “Para hacer referencia a este sistema, en español se utilizan numerosas expresiones, entre las que destacan controles y equilibrios, empleada por el Parlamento Europeo, pesos y contrapesos, y frenos y contrapesos, recogida en el glosario del Fondo Monetario Internacional. También son habituales y válidas, entre otras, fórmulas como límites y contrapesosmecanismos correctoressistema de contrapoderes institucionales o sistema de equilibrio de poderes.”

No me parece que haya tal cosa como “equilibrios”, pues se trata de dividir poderes para que ninguno de los poderes del Estado sea demasiado poderoso, no de lograr equilibrios.