Los refranes aparecen con frecuencia en la traducción. Cuanto más información tenemos sobre ellos, tanto más vivaz es la prosa que producimos. Tal vez algún lector pueda sugerir equivalente en francés o ingles de este refrán español: “De Zaragoza al charco“. El cuento es divertido.