Véase esta nota en este interesante blog de Pedro Román.