Véase esta nota de Pablo Herrero Hernández en su blog Defensa del Idioma.