Defensa del Idioma

¿Quiere Ud. hacer un viaje al más puro ambiente de la España decimonónica, pero, acostumbrado ya al genial Ruiz Zafón o a la no menos preclara Julia Navarro, no se atreve a tragarse espantosos ladrillos como cualquiera de los Episodios Nacionales, Juanita la Larga, El escándalo, Pequeñeces, La regenta u otras noveluchas ejusdem furfuris?

¡Esta Ud. de suerte! No tiene más que abrir o consultar en Internet la última y vigente edición del DRAE para sumirse en un ambiente que para sí habrían querido la Pardo Bazán, Pereda o Fernán Caballero! ¿Que no se lo cree? Le daremos, para muestra y como para abrir boca, un botón. Pero conste que hay bastantes más en el muestrario que ya iremos sacando como en galdosiana mercería de Pontejos.

Lea Ud., verbigracia, el ejemplo que trae la 5.ª acepción del término pareja (‘Compañero o compañera en los bailes’): «

Ver la entrada original 224 palabras más